Ángela Martí

              

Si habláramos de artesanía en piel hecha a mano en Ibiza. Si acotando un poco más el campo, especificáramos que se trata de bolsos y accesorios de piel tintados a mano, en muchos casos de becerro, pero también de pieles exóticas, cosidos con hilo encerado para asegurar su resistencia. Si añadiéramos que se trata de piezas de diseño de inspiración mediterránea, a las que cabe encuadrar plenamente en el terreno de la moda, y no obstante conservan el aliento cálido de la autenticidad, por estar confeccionadas con herramientas antiguas. Muchos adivinarían fácilmente que nos estamos refiriendo al trabajo exquisito de Ángela Martí. Y no obstante, esto sería decir poco.

Cabe, es recomendable, plantarse delante de su pieza más reconocible, de nombre ‘s’Alamera’ o ‘Dalt Vila’, dependiendo del tamaño como quien asiste por vez primera al misterio de una higuera estalonada, para comprobar la fuerza telúrica del senalló ibicenco. Convertido por Ángela Martí en un bello objeto minimalista que, con la vista en el futuro, no traiciona sin embargo el espíritu de aquel viejo capazo de esparto o de palma, capaz de contener en su interior toda la luz mediterránea. Diseño y artesanía, moda y tradición, de la mano de una artista comprometida con su tiempo, que no desdeña el fruto del pasado. De tal modo, que todos los ítems enumerados al inicio a modo de claves irrenunciables, se revelan en su trabajo como verdaderos valores de presente.

                                                                                                                                                                         Carles Fabregat